Menu
Tablet menu

Dime que vistes y te diré quien lo hace

“Un constante rush”, así definiría a la industria de la moda, experimentación de emociones encontradas todo el tiempo. La creación de las prendas, todo el desarrollo de éstas es excitante. Es fácil decir “que padre hacer ropa”,“me encanta! Siempre que puedo compro..”, y quién no sueña con un closet lleno de nuestras prendas favoritas.

La moda se refiere al arte del buen vestir, confección de prendas y al diseño, que se ha ido convirtiendo en una parte esencial de la vida.

Sin embargo es importante recalcar que la moda como la política, están llenas de crueles verdades. Y aunque duela, ver una hermosa chaqueta, tiene a veces un trasfondo no tan bonito.

Con los años, lamentables sucesos como la tragedia en Bangladesh, han hecho que algunas marcas hayan mejorado su cultura como empresa.

El 24 de Abril del 2013, el derrumbe del edificio Plaza Rana Savar en Bangladesh, que albergaba cinco talleres de confección, acabó con la vida de más de 1000 personas y otros 2437 heridos.

A pesar de que las autoridades habían avisado de que el edificio contaba con numerosas grietas, sus jefes les pidieron que acudieran al trabajo.

Algunos de los trabajadores del edificio cobraban 28 euros al mes, haciendo ropa para grandes marcas de fast fashion, entre ellas H&M, Inditex, Primark, entre otras. Lo más triste es que algunas de las marcas involucradas no se preocuparon por las familias de los sobrevivientes ni de los que fallecieron, simplemente se quedaron calladas.

En este contexto surge el Fashion Revolution, una iniciativa que encuentra su sede en Reino Unido, Estados Unidos, Australia, México y cerca de 25 países en proceso de hacerlo.

El Fashion Revolution promueve principalmente un comercio justo, se contrapone al fast fashion buscando revolucionar el sistema actual de la moda: intercambia la masificación por una producción sustentable que privilegia la calidad sobre la cantidad.

Este tema no es algo nuevo, pero tampoco está de más hacer consciencia de lo que compramos y la manera en que lo hacemos. Y no es que se trate de quitarle lo divertido de ir de compras, o satanizar a las grandes marcas, porque incluso en las pequeñas no hay una transparencia que avale que su forma de trabajo es limpia y justa.

Se trata de crear una cultura de tener un guardarropa con inteligencia y nada tiene que ver con cuánto tenemos, sino lo que tenemos ¿de dónde viene? .

Por: Isazkum Carrizales
Diseñadora de moda
Amante del gris
Gran pasión por las prendas atemporales, con cortes, estampados y texturas divertidas
-En pro de una industria textil más justa-




SIGUE LA MODA EN LAS REDES SOCIALES
  

 

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
Login to post comments
back to top

Yuccie, la nueva tribu urbana que está de #ModaenlaCiudad

Yuccie, la nueva tribu urbana…

Sábado, 21 Enero 2017

Search







Style I Style II Style III

Login or Register